viernes, 5 de abril de 2013

The Beatles: Please Please me… 50 años complaciéndonos


Artículo publicado en Culturamas

Imaginemos que nadie conoce a The Beatles… es fácil si lo intentas (It's easy if you try) sobre todo si le preguntamos a los adolescentes de hoy,  la mayoría, a quienes, a pesar de aparecer el famoso grupo musical en sus libros de texto de Música (si los hay), The Beatles les parece algo lejano como poco y desconocido como mucho para sorpresa de un par de generaciones anteriores. Y es que el tiempo pasa inexorablemente y nos va marcando a modo de recordatorio diversos hitos – históricos, sociales… y musicales como el que nos ocupa. Si no conociéramos a The Beatles o su discografía posterior a Please Please me - su primer álbum grabado el 11 de febrero de 1963 y editado el 22 de marzo- quizás su sonido y canciones en una escucha actual no nos sorprendiera en demasía. Ello podríamos corroborarlo al constatar el hecho de que entre toda la discografía oficial del grupo de Liverpool, críticos, músicos y fans eligen como mejores discos de la banda el gran Sgto. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967), Revolver (1966), Rubber Soul (1965) o Abbey Road (1969). Pero estos grandes trabajos discográficos fueron fruto de una evolución, quizás el mayor mérito de The Beatles que en tan sólo 8 años grabaron álbumes con su sello distintivo pero evolucionando musical y socialmente, adelantándose a su propio tiempo. Sin embargo ello no es motivo para restarle importancia a su primera grabación que cumple estos días 50 años, pues Please Please me tiene un valor musical mucho más grande en su conjunto y en cada una de sus 14 canciones (enfocadas como si fueran un single, como buscando el éxito de cada una de ellas de forma independiente) y sin hacer canciones de relleno como se suele hacer actualmente.
Hay muchos valores encerrados en esta grabación. Quizás sea la única que llega a poder reflejar como sonaban realmente The Beatles en directo sin ser un disco de directo. Precisamente fue la primera intención del productor George Martin: grabar en directo al grupo en The Cavern, el templo musical que se impregnó de la fuerza que arrojaban The Beatles en el escenario, y Martin quería recoger esa sensación, pero finalmente la vio inviable. Existen grabaciones del grupo antes de que fuera famoso cuando tocaban en locales en Hamburgo, época en la que confeccionaron un repertorio extenso (en ocasiones llegaban a tocar 8 horas en diversas sesiones) y que incluían tanto versiones de sus artistas más idolatrados como composiciones propias. Curiosamente es considerada por los propios Beatles la mejor época del grupo, cuando aún no eran famosos. Sin embargo estas grabaciones tienen una mala calidad sonora aunque sí un gran valor histórico.
El hecho de que Please Please me se grabara en una sesión maratoniana de un solo día (9 horas y 45 minutos exactamente) le otorga una frescura que bien podemos comparar con la ejecución en directo. Sumándole la presión del tiempo, el resultado fue un disco no hecho con prisas pero sí con la necesidad de grabar un buen disco en ese tiempo récord, por imperativos económicos, pues era la primera apuesta por el grupo de la compañía EMI a la cual destinó 400 Libras esterlinas en la sesión de grabación y los estudios 2 con grabadoras de tan sólo dos pistas. Los temas que necesitaron más tomas fueron precisamente los compuestos por Lennon – McCartney (que curiosamente y de forma exclusiva el tándem aparece invertido en los créditos - McCartney – Lennon -, llevándose las de ganar posteriormente John Lennon en el orden de los créditos).
Sigue.... si quieres leer el artículo completo está publicado en Culturamas