domingo, 31 de enero de 2010

Síntesis y naturaleza sobre la conferencia “The Beatles: una aproximación social y musicológica”.




“The Beatles: una aproximación social y musicológica”.
Conferencias realizadas:

Casa de Cultura de Navacerrada (Madrid). 17 de abril de 2009
Casa de Cultura Alfonso X El Sabio en Guadarrama (Madrid). 30 de octubre de 2009.
Escuela de Música Dionisio Aguado de Fuenlabrada (Madrid). 26 de febrero de 2010.

La idea de ofrecer una conferencia sobre los Beatles desde una perspectiva más social y musicológica surgió a raíz del interés por parte de la Casa de Cultura de Navacerrada de ofrecer un concierto del proyecto musical que llevo a cabo como pianista, “The Pop Art trío” (www.myspace.com/thepopartrio ), por lo que finalmente se ideó concentrar en un fin de semana temático y suficientemente interesante para todos los públicos, conferencia y concierto en días consecutivos.
La conferencia que impartí estaba complementada a través de imágenes, audios y videos de un Power Point proyectado en pantalla, de tal manera que resultaba atractivo en la introducción de cada tema apoyarse en ese material, tanto para el público como para mí.
No quería enfocar la conferencia con la consabida trayectoria biográfica de The Beatles, ni caer en tópicos no contrastados, que a modo de “leyendas urbanas” invaden hoy día la red. De alguna manera me puedo considerar un “estudioso” del fenómeno beatle desde el momento en que devoraba libros sobre ellos con la temprana edad de 14 años. Pronto advertí que la mayoría de libros repetían la fórmula de narrativa biográfica propia del siglo XIX en los albores de la musicología, insertando alguna que otra anécdota que no pasaba de ser meras curiosidades de las que difícilmente podías extraer debates o conclusiones más profundas sobre el cómo y el porqué, por poner un ejemplo, e incluso se vislumbraban como fuentes escasamente contrastadas. Hoy día la red nos ofrece – ya desde el aspecto personal al profesional de investigador – una cantidad ingente de fuentes de información, siendo fácil, a través de los buscadores, poner cualquier concepto o nombre para que nos arroje multitud de resultados. Sin embargo hay que tener mucha precaución a la hora de manejar esas fuentes y obligatoriamente debemos ponerlas a prueba.
Lógicamente, con todo ello, podemos suponer que la bibliografía escrita sobre The Beatles es muy extensa, al igual que los blogs sobre el grupo y la información en general en la red. Un buen ejemplo de búsqueda de un tema a investigar en la red, en este caso en algo tan tratado como la trayectoria de The Beatles, es utilizar las hemerotecas en red de los periódicos, de los cuales, si tan sólo nos centramos en los de tirada nacional que tengan ese servicio y dispongan de la digitalización de sus noticias, nos podemos encontrar, por ejemplo en La Vanguardia, verdaderas curiosidades factibles de transformar en fuente de información valiosa, siempre que sepamos realizar las oportunas preguntas a la información obtenida, sea un texto de una noticia que pueda parecer superficial o incluso si es una fuente fotográfica.
Artículo del 4 de julio de 1965 “Los Beatles y su mito”:
http://hemeroteca.lavanguardia.es/preview/1965/07/06/pagina-34/33558327/pdf.html?search=beatles

Tras mi licenciatura en Historia y el inicio de Historia y Ciencias de la Música, mi intención ha sido siempre adquirir una metodología concreta a la hora de acercarme a cualquier fenómeno, sea musical, social o histórico, sin olvidarme por otra parte de mi condición de aficionado o de inicial diletante, eso sí, pasivo. Y creo que es un camino interesante a seguir cuando te planteas impartir una conferencia dirigida a un público general, en la mayoría de los casos no especializado; en definitiva, un público ávido de consumir cultura, bien por curiosidad del evento en sí mismo en el formato de Conferencia, a la que muchas “personas de calle” les gusta asistir a modo de adquisición de conocimientos varios, o bien por el mismo tema en sí (en este caso The Beatles como fenómeno), tan de actualidad constante “gracias” a los recordatorios comerciales de las editoriales discográficas ávidas de mantener las ventas a base de novedades no tan, quizás, efectivas. (Al respecto ya escribiré sobre el tema a debatir de la reciente remasterización del catálogo de los Beatles, su veracidad, su función o necesidad de ello y el posible dilema de considerar una obra musical, que perteneciente a otro tiempo, pueda transformarse en aras de una mejora técnica).
Sea por un motivo u otro no hay que dejar de considerar que aún hoy día el público que asiste a una conferencia relaciona ésta con un tema serio a tratar, y a la par este “tema serio” siempre se anexa a tiempos más lejanos o con una etiqueta más “culta”. Este hecho se refleja y persiste todavía en el ámbito académico, en el que el canon educativo en todos los niveles discrimina la música popular relegándola a un segunda plano con respecto a la llamada “música culta” o “música seria” sin atreverse a dar el mismo tratamiento a compositores o artistas como Dylan, Lennon-McCartney y Beethoven y Mozart por poner algunos ejemplos. Está claro que los sistemas musicales de la música clásica (por poner una etiqueta) y los de la música pop (por poner otra) no son iguales y ni tan siquiera buscan serlo; simplemente son conceptos diferentes, que en ocasiones se nutren a sí mismos, pero que no por ello debe uno sobreponerse al otro como más importante o más meritorio.

Con estas bases y planteamientos me gusta abordar cada conferencia que doy, puesto que busco una posible revalorización del tema: el fenómeno de los Beatles puede parecer un tema “gastado” si nos atenemos a la información que circula de forma indiscriminada por la red o por la cantidad de libros que se editan anualmente, unos con más oportunismos que otros y que no reflejan, en ocasiones, más que anécdotas. Otros, sin embargo, parecen venir de la mano de nuevas generaciones de investigadores (entre los que me gustaría incluirme), que buscan otros prismas y aplican una metodología mucho más rica gracias también a la perspectiva temporal que ha aumentado y de esa forma se ofrece la oportunidad de ver el fenómeno de forma más seria. En esa metodología entran en juego muy diferentes disciplinas como la sociología, la propia musicología con sus extensiones, y la historia, dentro de la cual tiene un gran valor el hecho de confeccionar una historia del mundo actual. En definitiva son disciplinas que se interrelacionan o que cuando sabemos interrelacionarlas logramos sacar un jugo mucho más sabroso que quedarse en el mero anecdotario del fenómeno.

Próxima conferencia: Escuela de Música Dionisio Aguado de Fuenlabrada. 26 de febrero de 2010 17:30h. “Jornadas de Música del Siglo XX”.

lunes, 4 de enero de 2010

DISCOS ESENCIALES

Artículo cedido como colaborador para la revista semestral de reciente creación
"2227" de la Asociación Cultural La Maliciosa de Navacerrada Nº 1 Enero 2010. Sección Discos indispensables.




Harry Connick Jr.: “25
Género: Jazz
Publicado en: 24/11/1992
Sello: Sony / Columbia

Quizás no tan conocido por el público español, Harry Connick Jr. es un cantante, pianista, compositor y showman que se fue abriendo paso en el mundo jazzístico norteamericano canalizando todo su aprendizaje musical en muy diversos registros del jazz y que al que se le llegó a considerar el nuevo Sinatra y que desde su debut a los 11 años nos ha regalado una extensa producción discográfica. “25” (que hace referencia a su edad en el momento de sacar el disco) es un trabajo eminentemente pianístico y vocal, tratado con gran sutileza y que es ideal tanto para amantes del jazz más tradicional como cualquier melómano. A pesar de que con su anterior trabajo perteneciente a la banda sonora “Cuando Harry encontró a Sally” le había otorgado ya cierto renombre en los círculos musicales jazzísticos, “25”, siendo su octavo disco, llegó a consolidar su carrera, pues en ocasiones un trabajo tan directo y natural como una voz y un piano llega a valorarse como algo más genuino
Harry Connick Jr. muestra en este trabajo sus grandes dotes como pianista y como cantante, ambas facetas manejadas de forma magistral, pero sin ese empacho de virtuosismo instrumental que en ocasiones encontramos en otros músicos de jazz y que está dirigido a músicos oyentes o grandes amantes del jazz. Su estilo al piano es limpio, natural y muy personal, pues el desarrollo tanto de las melodías como los arreglos realizados en cada tema muestran una inventiva propia que se envuelve de momentos pianíssimos como de otros más enérgicos en función de cómo camina cada tema. Si a ello le añadimos su característico tratamiento vocal en el más tradicional estilo de crooner americano, la combinación es más que agradable. Y es más, hay que contar con los temas que nos encontramos en “25”, la mayoría pertenecientes al jazz más tradicional (Caravan, After You've Gone) pasando por el swing y por temas de Broadway (“On the Street Where You Live”) pero retomados por Connick con un cierto aire de actualidad pero conservando su más pura esencia musical. Tras Harry Connick Jr. (que también ha interpretado papeles de actor en películas como Copycat) surgieron estelas como Micheal Buble, más como respuesta comercial y aprovechando el tirón del revival jazzistico de la mano del propio Connick o posteriormente de Diana Krall y más actualmente de Jaimie Cullum, un chaval a considerar.

DISCOS ESENCIALES


Artículo cedido como colaborador para la revista semestral de reciente creación
"2227" de la Asociación Cultural La Maliciosa de Navacerrada Nº 1 Enero 2010. Sección Discos indispensables.

The Beatles: “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”
Género: pop
Publicado en: 01-06-1967
Sello: Parlophone - Emi

Recomendar un disco como el Sgto. Peppers Lonely Hearts Club Band de The Beatles puede resultar muy obvio al tratarse de uno de los trabajos – sino el más – mejor reconocido en la Historia de la música popular del siglo XX. Sin embargo en ocasiones ese mismo reconocimiento impide un acercamiento musical a una obra que se contextualiza en un fenómeno como el que protagonizaron sus autores y que parece que sólo pueda interesar a los seguidores del conjunto británico que de por si ya tienen prácticamente toda la discografía en su discoteca.
Pero el álbum Sgto. Peppers no sólo debe ser considerado como un disco más de la discografía oficial de The Beatles (aunque si situarlo como su obra cumbre, precisamente cuando el conjunto había decidido abandonar las giras y toda la prensa comentaba que a The Beatles se les habían agotado las ideas), y es recomendable incluso hacer una escucha desde otra perspectiva. En primer lugar fue uno de los primeros discos conceptuales, que casi a modo de narrativa, como si de música programática se tratara, nos sumerge en una atmósfera, en ocasiones un tanto onírica (Lucy in the Sky with Diamonds, A day in the life) y en otras a modo de reflejo de la realidad social y cultural del momento (She’s leaving home, Good Morning). Por otra parte fue un paso más en lo que se refiere a técnicas de estudio y un desbordamiento creativo de sus componentes que se sumergen en una diversidad de estilos aunque manteniendo su identidad. Una orquesta de 40 músicos, instrumentos como el sitar y diferentes efectos sonoros conforman una obra musical única que se completa con el diseño de su portada, verdadero diseño gráfico próximo al Pop Art.
Bien para quien sea seguidor de The Beatles como para quien no, e incluso tenga otros gustos, es recomendable una escucha de este gran trabajo que marcó un antes y un después en la música popular y en la industria discográfica y hacerle un hueco en nuestra estantería.